¿Realmente funciona correctamente Facebook?

Facebook reconoció ayer su papel ‘corrosivo’ para la democracia en una publicación del blog oficial, hecha por Samidh Chakrabarti, el director de producto de la empresa. Chakrabarti afirma que las redes sociales en el mejor de los casos sirven ‘para expresarnos y actuar’ y en el peor ‘para divulgar desinformaciones y tener un efecto corrosivo sobre la democracia’. La generalización en las redes sociales no evita que el texto sea una completa autocrítica del papel jugado por Facebook puesto que en el mismo texto la empresa reconoce ‘haber sido demasiado lenta’ a la hora de reconocer la influencia rusa en las elecciones americanas a través suyo.

¿Las redes sociales son adictivas?

Este reconocimiento del papel negativo jugado por Facebook llega después de que Mark Zuckerberg anunciara que su objetivo por el 2018 es ‘arreglar Facebook’. Zuckerberg está muy preocupado por el impacto de las críticas que han ido acumulándose sobre el papel de Facebook y su mala influencia sobre la democracia y el bienestar de sus usuarios.

Nos encontramos en una época en que las redes sociales, e Internet por extensión, se han convertido en uno de los centros neurálgicos de nuestra actividad. Chequeamos nuestro smartphone de manera casi compulsiva a lo largo del día, decenas de veces, y se genera una especie de síndrome de abstinencia que hemos de saciar con más consumo. Por eso se han detallado de manera notoria los prejuicios que pueden tener las redes sociales como Facebook, en términos de igualdad a la adicción al juego o las drogas.

Evidentemente, será difícil que Facebook cambie sus patrones para evitar esto, ya que vive de la publicidad, y a los anunciantes les interesa el mayor número de impresiones posibles. Es decir, que los usuarios entremos más a menudo y estemos más tiempo en la página. Así las cosas, parece que el conflicto moral no va a amedrentar los intereses del gigante de las RRSS, pero por lo menos se espera que se controlen un poco más los comportamientos nocivos, irrespetuosos e incluso las extorsiones que acontecen.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *